22 marzo 2016

Hispania Wargames 2016 (2ª Parte) EDITADO


Vamos ahora con la segunda parte de mi "reportaje" dedicado a las "Hispania Wargames" de este año.


Sin lugar a dudas, nuestra mesa de la Guerra Civil Americana fue de las más llamativas del sábado, muy visitada a lo largo de todo el día, y una verdadera tortura no poder batallar sobre ella.


En un anexo, se desarrollaron torneos bastante animados de "Flames of War" y "El Arte de la Guerra". Desgraciadamente, sólo fui capaz de tomar esta foto, por no molestar a los contendientes.


Demostración de "Punkapocaliptic", un sistema de juego español dedicado a escaramuzas con muy pocas figuras ambientado en un futuro bastante negro. Muy interesante el reglamento, con unas figuras bonitas de la misma marca, aunque bastante caras.


Ah, las dos baterías confederadas que pinte ex-profeso para estas Jornadas. De Dixon Miniatures.




Diversas imágenes de Stones River, llenas de color y detalles. Dos aspectos que cuidamos mucho en el Club Comandante.


"Old Glory", vigilando celosamente la propiedad de Miss Blanche. Figuras de Foundry Miniatures que forman parte de mi colección del Salvaje Oeste.


La tarde del sábado pasó apaciblemente, aunque un tanto aburrida por la falta de actividad, dando vueltas por el pabellón y haciendo algunas compras menores. 


Muy interesante esta versión de la Batalla de Waterloo de Trafalgar Editions. Novedosa y visualmente atractiva, aunque el mapa es, en mi opinión, un poco feo. Junto con la Batalla de Trafalgar, son dos juegos de mesa que también van a salir en inglés, próximamente.


El domingo se presentó un poco más animado, pues Dani y yo íbamos a jugar un escenario de "Black Ops", el reglamento de escaramuzas modernas de Osprey Publishing, ambientado en Afganistán. ¡Por fin iba a lanzar unos cuantos dados!


Se trata de un buen reglamento, muy entretenido, ideal para jugar partidas de tipo "peliculero" entre pequeñas unidades de fuerzas especiales o espías y los malos de siempre.


Para las "Hispania Wargames", decidimos jugar un escenario sin demasiadas complicaciones pero visualmente atractivo, con una fuerza de la Coalición en misión de rescate en alguna remota aldea de Afganistán.



Eso sí, mientras montábamos la partida, me dio tiempo a curiosear por el stand de MOM Miniaturas...



Un enano del Caos, un paladín también del Caos y algo de escenografía, que siempre viene bien. Como he dicho previamente, son unas miniaturas de una calidad excepcional y muy bien de precio.




Mientras, nuestros amigos de El Kraken preparaban una partida de demostración de "Liber Militum: Tercios" que iba a atraer a bastantes curiosos a lo largo del día.



Y otros miembros del Club montaban una espectacular mesa de exhibición de El Señor de los Anillos para un reglamento de escaramuzas idea de Óliver y de Luis. Ese Balrog me trae unos recuerdos peculiares, pues, en su día, pinté dos ejemplares...



Por supuesto, el Príncipe Harry y su... amigo tenían un papel muy importante en la partida: eran los VIP que la fuerza de la Coalición debía rescatar.



La mesa de juego, en todo su esplendor. La fuerza de la Coalición, dos escuadras de infantería regular británica, un grupo de mando, un médico y un pequeño equipo de Fuerzas Especiales, entra por este lado de la mesa mientras que los Insurgentes están ya desplegados, ocultos en parte del terreno, de la mitad de la mesa hacia arriba de la foto.



Afortunadamente, conseguí que Dani no metiera el Scimitar en la partida... Vehículo y figuras de Empress Miniatures, pintados por mí.



El edificio principal de los Insurgentes, bien defendido. Harry y su amigo están escondidos en la acequia que se ve al fondo, y no pueden ser atacados en este escenario, ni pueden hacer nada útil, por su parte.



Un vistazo rápido a la partida de "Tercios", con un reglamento que, por fin, hace que este periodo sea interesante para mí. Me hubiese gustado jugarla, la verdad.



Un tercio español con su orden, tal y como lo emplaquetamos nosotros. Es una unidad muy dura de roer, correosa como suela de zapato.




Otro vistazo, a la mesa de El Señor de los Anillos. Una impresionante colección de miniaturas y escenografía. Y una vez más, una mesa sin juego, pasiva.



Mi mejor compra de las Jornadas, sin duda, de Ediciones Platea. Unos libros muy buenos - y muy españoles- de Ediciones Platea, obra de Hugo A. Cañete, todo un erudito y una persona encantadora.



Nuestra mesa, justo antes de empezar a jugar. Las cartas que se ven representan unidades ocultas o señuelos, y sólo se descubren cuando el enemigo supera una tirada de observación o las unidades ocultas mueven o disparan. Por supuesto, cubrí todas las posibles rutas de aproximación de los ingleses.



En este reglamento, cada tipo de unidad (infantería normal, apoyo, especialistas y líderes) está representada por una carta, y hay un color para cada bando. Esas cartas se van sacando una a una y el Jugador activa el tipo de unidad, cuyas figuras tiene dos acciones. Dani comenzó el escenario avanzando cautamente y desplegando un montón de humo mientras mi francotirador disparaba sin hacer un solo impacto.



Esta casa se convirtió rápidamente en el Álamo insurgente, donde se centró casi todo el poder ofensivo inglés. Y aguantó hasta el final, causando un montón de daño.



El reglamento, en líneas generales, es sencillo y rápido de jugar, pero tiene un montón de detalle y la mortandad puede llegar a ser elevada... si los dados acompañan. Aun así, más que para combate convencional está pensado para acciones clandestinas en las que se pueden aplicar reglas de sigilo y ruido, comportamiento de civiles, etc.



Mi glorioso francotirador en su mejor actuación: oculto y vigilante para hacer fuego de oportunidad.




La escabechina entre los regulares ingleses fue tremenda, atrapados bajo un fuego cruzado y con muy poca cobertura, en esa pequeña barranca. Tras ellos, el equipo de Fuerzas Especiales también sufrió algunas bajas y fue incapaz de avanzar en apoyo de sus compañeros. Al final de una intensa y entretenida mañana, la victoria se decantó por el bando Insurgente que, a cambio de cuatro bajas, había diezmado a las fuerzas de la Coalición.

Un reglamento, en resumen, muy entretenido y divertido de jugar y que me gustaría probar en un entorno menos convencional.

La tarde del domingo transcurrió apacible en unas Jornadas que, poco a poco, se fueron apagando. 



Mientras, en casa, un usurpador se había apoderado de mi trono...

Las "Hispania Wargames 2016" han sido una experiencia agridulce. Por un lado, se confirma que son un evento bien asentado en el "circuito" nacional, y que incluso algunos vendedores extranjeros las tienen en su agenda, pero necesitan ganar en vitalidad y diversidad para no estancarse. Necesitan más vendedores nacionales dedicados al Juego de la Guerra y, para ello, más clubes y mesas de juego en acción todo el día. El Club Comandante hizo un esfuerzo fenomenal ambos días, con el despliegue de grandes y hermosas mesas llenas de figuras bien pintadas y de escenografía de calidad, pero creo que debemos llevar partidas jugables y no sólo de exhibición, pues las primeras atraen más público, por lo dinámicas que resultan y hacen más llevadero el día.

Como bien dice JISU, estas Jornadas son más bien de Ocio, y no sólo del Juego de la Guerra, por lo que pueden considerarse un éxito rotundo. Pero mi opinión, como aficionado al Juego de la Guerra, no varía. Quizá me gustaría verlas como un pequeño SALUTE, y eso es imposible.

En definitiva, una grata experiencia. Y ahora, a pensar en las del año que viene...

19 marzo 2016

Hispania Wargames 2016 (1ª Parte)


Precisamente en las "Hispania Wargames" de este año, celebradas como siempre en Alhaurín de la Torre, Málaga, fue donde empecé a pensar en darle un nuevo giro a mi interés bloguero y reconducirlo a nuestro muy hispano ambiente. Creo que también tuvo mucho que ver el "renacimiento" que el Club Comandante acaba de experimentar, y del que quiero, de alguna manera, formar parte.
Por tanto, es justo que la primera entrada "seria" del blog se la dedique a estas Jornadas, que ya son un referente para nuestra afición a nivel nacional y que tienen una cierta y tímida repercusión extranjera.


Como siempre, el Club Comandante se empeñó en serio con su participación, ya prácticamente obligada y clásica. Este año, la mesa principal del sábado fue una partida de exhibición de la Guerra Civil Americana, una parte de la Batalla de Stones River, que podría haberse jugado con el reglamento "Regimental Fire & Fury".


Óliver diseñó, una vez más una mesa de juego impresionante que no tardó en llenarse con la colección de escenografía del club y con las muchas figuras que ya hay en 28mm para este periodo, incluidas algunas que pude pintar a tiempo, para aportar mi granito de arena.


Como no iba a ser una partida jugable, se exageró un poquito el despliegue, de manera que fuese espectacular. Prsonalmente, habría optado por una partida jugable, que siempre atraen mucho la atención y son más entretenidas para todos nosotros.


El escenario real, tal y como viene en el reglamento, es bastante duro para el Jugador Confederado, que tiene ante sí un avance por campo abierto bajo el fuego enemigo y sabiendo que le esperan al menos tres líneas defensivas que rebasar... Es un escenario que me gustaría jugar, algún día de estos.


Ahí está, dirigiendo una Brigada confederada, uno de los varios ejemplares que tenemos de la magnífica figura que regalaban en uno de los SALUTE. En algún lugar de la mesa hay otro nordista...


Y algunas unidades yankees en reserva.


Mientras, Dani seguía añadiendo figuras al despliegue, del todo injugable. Pero... ¿que es eso que hay en la colina? ¿Caballería Ligera?


Tanto el Club Landwehr como el Ayuntamiento de Alhaurín hicieron, una vez más un trabajo admirable, gracias al cual han conseguido consolidar estas Jornadas que, aunque modestas aun, ya son, en mi opinión, de las mejores que hay en España.


Como siempre, hubo una variada representación de vendedores, como Valquiria Studio y sus bonitas piezas de escenografía o MOM Miniatures y sus excelentes figuras de Fantasía en 28mm. Tienen unos Enanos del Caos espectaculares, y a muy buen precio para ser resina.


También hubo un buen número de mesas de juego, de exhibición en su mayoría, con una escenografía muy buena, como esta de "Bola de Dragón".


Impresionante mesa para "Torii" que, creo, no se usó en todo el día. Una pena, pues el hecho de que haya gente jugando da mucho más interés, en mi opinión, a unas Jornadas. Quizá estas mesas deberían estar a disposición de aficionados que aporten sus propias figuras.


Esta mesa es un clásico de las "Hispania Wargames", pero nunca he visto que se juegue esta batalla...


Como ya he dicho, había un buen número de vendedores en las Jornadas, como "Comic Store", a la izquierda o "E-Minis" al fondo. En primer plano está nada menos que el autor del reglamento Liber Militum: "Tercios", Abián Suárez Hernández, una gran persona.


La zona central de las Jornadas, con nuestra mesa al fondo y, arriba, donde apunta la flecha, el animado (y escandaloso) Torneo de "Blood Bowl".


"Malifaux" es un sistema de juego que me llama mucho la atención. Y la mesa de juego no es demasiado grande... Precisamente es del tipo que me gustan a mí: pequeña pero muy bien preparada.


Aparte de una animada área de de juegos de mesa para todos los gustos y públicos, hubo también algunas demostraciones de nuevos juegos como éste, de batallas navales, que tenía muy buena pinta aunque a mí, personalmente, me gusta jugar con modelos en metal.




En unas Jornadas dedicadas a Oriente, no podían faltar las clásicas armaduras japonesas. Impresionantes.

Y aquí termina la primera entrada dedicada a estas Jornadas. Mis conclusiones las dejo para la última entrada de este tema pero sí puedo ir adelantando que, en mi opinión, las "Hispania Wargames" necesitan más vendedores de todo lo dedicado al Juego de la Guerra y, para ello, más mesas de juego "vivas", y no sólo de exposición.

Entradas Populares